domingo, 8 de abril de 2012

¡¡¡Felices Pascuas!!! Happy Easter


¡¡¡Ha resucitado!!!
¡¡¡Felices Pascuas a todos!!!

He is risen!!! Happy Easter everyone!!!

Lectio divina del 13 abril 2012, viernes


Hch 4,1-12

Jn 21,1-14

Después de esto, Jesús se apareció otra vez a sus discípulos, a orillas del lago de Tiberias. […] Jesús se apareció en la orilla, pero los discípulos no sabían que fuera él. Jesús les preguntó: “Muchachos, ¿no habéis pescado nada?”. “Nada” –le contestaron. Jesús les dijo: “Echad la red a la derecha de la barca y pescaréis”. Así lo hicieron, y luego no podían sacar la red por los muchos peces que habían cogido. Entonces aquel discípulo a quien Jesús quería mucho le dijo a Pedro: “¡Es el Señor!”. […] Al bajar a tierra encontraron un fuego encendido, con un pez encima, y pan. Jesús les dijo: “Traed algunos peces de los que acabáis de sacar”. Simón Pedro subió a la barca y arrastró hasta la playa la red llena de grandes peces, ciento cincuenta y tres. Y aunque eran tantos, la red no se rompió. Jesús les dijo: “Venid a comer”. Ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle quién era, porque sabían que era el Señor. Jesús se acercó, tomó en sus manos el pan y se lo dio; y lo mismo hizo con el pescado. […].


Preparación: Dame, Espíritu Santo, el amor de Juan, para reconocerte, y la valentía de Pedro para seguirte.


Lectura: Las lecturas de hoy son especialmente ricas y simbólicas. En los Hechos, la tremenda carga salvífica del Nombre de Jesús (recordemos que, en la tradición judía, una de las maneras de referirse a Dios, el innombrable, era precisamente llamándolo “el Nombre” (Ha-Shem). En el pasaje de Juan, los discípulos vuelven al lago de Galilea, el lugar de la llamada y el seguimiento. De nuevo no reconocen a Jesús porque era de noche, lo que sugiere su oscuridad interior. La pesca simboliza la misión evangelizadora y no pescaron nada porque Jesús no estaba con ellos. Pero al romper el día se presenta Jesús penetrando sus oscuridades y miopías. Juan, con su amor, reconoce al Señor, y Pedro se ciñe la ropa, en un gesto que recuerda la escena del lavatorio (Jn 13) y que adelanta la conversación sobre el ceñimiento de Pedro siguiendo a Jesús. Los 153 peces podrían referirse, según S. Jerónimo, al número de las especies de peces conocidas en la antigüedad (universalidad da la misión); o quizás sea una cifra simbólica suma de los primeros números, del 1 al 17. En cualquier caso indican la plenitud mesiánica. Las brasas traen a la mente aquellas otras de las negaciones de Pedro (Jn 18,18).


Meditación: Jesús ofrece a los suyos un banquete muy especial, que va más allá de una mera comida. Los que un día le abandonaron y hasta le negaron hoy son sus huéspedes y destinatarios de su amistad simbolizada en el pan y el pescado. El banquete es símbolo también de la eucaristía, de la mesa de su Palabra de vida y de su cuerpo y sangre entregados por amor.


Oración: Ni un atisbo de reproche. Tu último mensaje, Señor, es tu mano tendida ofreciendo el bocado de amistad. Olvida también mis negaciones, mis miedos, mis traiciones… llámame otra vez, como al principio; quiero oír de nuevo tu invitación a seguirte, a pescar en tu nombre. Al calor de las brasas dame a mí también tu amor y tu perdón.


Contemplación: “Lo esencial es invisible a los ojos. Sólo se ve bien con el corazón” (Saint Exupery).


Acción: Invocar a menudo el Nombre de Jesús. Hacerlo no es invocar su presencia; es recordar que siempre está a mi lado.


Tomado del libro Inmaculada Rodríguez Torné, Lectio Divina para tiempos fuertes. Pascua ¡Aleluya! ¡Ha resucitado! 2012. Edit. Claret.


2 comentarios:

Elena dijo...

¡¡¡Verdaderamente ha resucitado!!!
Efectivamente: "Lo esencial es invisible a los ojos. Sólo se ve bien con el corazón"
Feliz Pascua de Resurrección.

Vocación Benedictina dijo...

¡Este es el día en que actuó el Señor! Sea nuestra alegría y nuestro gozo.
¡ALELUYA, ALELUYA!
Feliz Pascua

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...